26 septiembre 2007

Los gastos de una boda:

Hay quienes comienzan la vida marital con una deuda enorme proveniente de los gastos de ese “gran día”; o quienes toman un segundo crédito para financiar la boda de sus hijos, a costa de ahorros que guardan para la vejez. Es que una boda puede ser costosísima, una boda puede costar lo mismo que el pie para un departamento, un buen automóvil, las vacaciones de varios años o la ampliación de una casa (para cuando lleguen los niños, quizás). 

 

Habría que preguntarse si tener la “boda soñada” es más importante que tener una casa propia, comprar o reemplazar un auto, viajar o liquidar todas las deudas. Los novios podrían pensar sis e sentirán cómodos usando el dinero para una gran boda mientras podrían guardarlo para eventualidades o deudas que querrán contraer una vez casados. ¿Piensan tener familia inmediatamente? ¿Alguno está estudiando o piensa volver a estudiar? ¿Quieren comprar una propiedad en el futuro cercano? ¿Necesitan dinero después de la boda para equipar la casa? ¿Alguien está planificando este tipo de cosas o sólo están pensando en el color de los centros de mesa?

La mayoría de los novios no reciben tantos regalos como para compensar los gastos de la boda, así que lo mejor es pensar en qué es lo más importante que la fiesta debe tener. ¿Muchos familiares y amigos, o menos invitados pero un evento suntuoso?

Hay cientos de formas de ahorrar en una boda, desde usar un vestido de novia prestado o arrendado y un ramo de flores frescas comprados en la florería (no con el “especialista”), hasta casarse en el jardín de un familiar. Al final, lo más importante es que al final de ese día los novios estarán casados y listos para comenzar la vida juntos. El día después de la boda, lo único que quedará de ese día serán las fotos, restos de torta y lindos recuerdos.

¿Se necesita tanto dinero para crear momentos inolvidables?

26 octubre 2006

Los pañales lavables, más económicos y ecológicos

medium_diaper.gifSegún el Centro de Información sobre Energía y Medio Ambiente francés (CIELE), un pañal desechable tarda entre 300 y 500 años en degradarse.

Cansada de los "desbordamientos" y preocupada por el medio ambiente, Lena Marti, de 31 años, madre de un niño de 2 años, se ha pasado a los pañales infantiles lavables, "más económicos y ecológicos" que los de usar y tirar.

Esta joven madre francesa se decidió a dar el paso cuando su hijo cumplió los cuatro meses, al comprobar que los pañales desechables "llenaban la basura y tampoco es que fueran tan prácticos". "Cuando das el pecho", cuenta, "las heces del niño son más líquidas. Desbordaban continuamente..." y tenía que poner "una lavadora todos los días con ropa sucia del niño y de la cuna". O sea, "la misma historia" que con los pañales lavables.

Aunque parezca arcaico, genere más trabajo o resulte desagradable para algunos, el pañal lavable lo preconizan numerosas asociaciones medioambientales para reducir la producción de residuos. "Un pañal sucio pesa unos 150 gramos. Así pues, desde que nace hasta que aprende a retenerse, un niño genera 913 kilos de pañales desechables que sólo podrán ser incinerados o enterrados", explica la página web de consumo ético eco-infos.com.

Según el Centro de Información sobre Energía y Medio Ambiente (CIELE), un pañal desechable tarda entre 300 y 500 años en degradarse. Un pañal lavable, seis meses. Además, para fabricar el plástico de un solo pañal desechable se emplea una taza de petróleo crudo.

Los pañales lavables también son más económicos porque los padres deben gastarse unos 1.500 euros por niño en pañales desechables, contra sólo 500 euros cuando son de tela, según el CIELE.

En el plano sanitario, los pañales lavables están compuestos por productos cien por cien naturales (algodón, cáñamo, microfibra, esponja, bambú), todo lo contrario que las desechables, que contienen productos químicos como el poliacrilato. Esta sustancia está considerada potencialmente peligrosa "porque ha sido retirada de los tampones higiénicos después de ser señalada como producto tóxico", explica la francesa Florence Couraud, del Centro Nacional de Información Independiente sobre los Residuos.

A nivel práctico, Lena Marti no ve ninguna diferencia: "Lavables y desechables, da igual, cuestión de ponerse". Los pañales lavables pueden ser de varios tipos: los "clásicos" que van envueltos en una braga impermeable o los que son "todo a la vez".

La parte de mercado actual de los pañales lavables, más populares en el mundo anglosajón y germánico, es en cambio "ínfima" en Francia, estima Mikael Laurent, de la Casa del Consumo y Medio Ambiente de Rennes, que reagrupa a unas 15 asociaciones.

Natural v/s química

En el plano sanitario, los pañales lavables están compuestos por productos ciento por ciento naturales (algodón, cáñamo, microfibra, esponja, bambú), todo lo contrario que los desechables, que contienen productos químicos como el poliacrilato.

Esta sustancia está considerada potencialmente peligrosa "porque ha sido retirada de los tampones higiénicos después de ser señalada como producto tóxico", explica la francesa Florence Couraud, del Centro Nacional de Información Independiente sobre los Residuos.

Fuente: Agencia AFP y "Mercurio de Antofagasta".

03 agosto 2006

Productos de aseo y belleza: lo básico

Basta de ese botiquín atestado de frascos que no se ocupan. Basta de caer en un marketing que mueve millones de dólares a costa de la ilusión de obtener belleza.
Luego de investigar en la web, preguntar a un dermatólogo y equivocadamente comprar productos caros (una y otra vez), he llegado a la conclusión de que se puede tener todo lo necesario para verse bien sin gastar mucho dinero.

-Limpieza:
Jabón de glicerina para pieles grasas o normales o jabón con crema humectante (tipo Dove) para pieles secas (rostro y cuerpo).

-Exfoliación:
Para exfoliación facial suave, diaria, sácate el jabón con una esponja facial. Para una exfoliación corporal o facial (quincenal) usa azúcar con miel. Una exfoliación corporal excelente se puede lograr en seco. Me explico: con un guante de los que sirven para combatir la celulitis, de fibra natural o artificial, repasa todo el cuerpo con movimientos circulares ascendentes. Luego entra a la ducha y sal con una piel renovada.

-Protección solar:
Acá sí conviene gastar un poco más para usar una crema con protección alta. Hay cremas de protección solar humectantes, con color, otras libres de aceites. Lo importante es que te proteja y que la uses con constancia.

-Desmaquillante:
Reemplaza la crema por aceite emulsionado (de todas maneras, tengo la duda de si el uso del jabón basta para eliminar el maquillaje).

-Loción tónica:
No sirve para nada. ¿Qué es eso de preparar la piel para el producto de tratamiento? Si el mismo producto de tratamiento dice “aplicar sobre el cutis limpio”. ¡Ya me lavé la cara con jabón de glicerina! Elimínalo de tu baño (¡un frasco menos!)

-Loción astringente:
Si tienes problemas de gratitud o acné, reemplázala por vinagre de manzana. Este eliminará los restos de impureza y grasa y te entregará las propiedades antioxidantes de la manzana. Si te parece muy fuerte el olor, mézclalo con un poco de agua destilada.

-Crema humectante diurna (rostro):
Quizás el factor solar que uses sea humectante o hidratante y te saltes un paso en la rutina diaria además de un producto en tu baño y algunos pesos. Puedes, no obstante, usar unas gotitas de vaselina líquida.
Para mí es muy grasosa, pero conozco una señora con un cutis maravilloso que me confesó que desde los 15 años usaba diariamente crema Lechuga. Le comenté esto a la dermatóloga y ella me explicó que esa crema era muy buena y que lo importante no es la marca ni la cantidad de producto, sino la constancia de usarlo todos los días.

-Crema humectante nocturno (rostro):
Si tu piel es normal, límpiala muy bien antes de acostarte y déjala respirar durante la noche.

-Crema humectante corporal: Vaselina líquida mezclada en partes iguales con alcohol (puedes agregar un poco de colonia o aceite esencial para aromatizar). Otra opción es mandar a hacer (con receta) una crema de urea 10% (la urea es el humectante por excelencia y lo tienen la mayoría de las cremas humectantes). Esta crema queda tan concentrada que una cantidad del tamaño de una perla alcanza para todo el cuerpo (aplicándola al salir de la ducha con la piel húmeda).

-Crema contorno de ojos:
Con todo lo que ahorrarás si aplicas estos consejos, podrás comprar una crema especial para esta delicada zona sin culpa.

-Pieles con problemas:
La solución para el envejecimiento precoz, el acné, la rosácea, manchas y todo tipo de condiciones dérmicas no proviene de la industria cosmética, sino de la medicina. No hay en los escaparates del supermercado ninguna crema verdaderamente desmanchadora. Una visita al dermatólogo y una receta para mandar a hacer un producto especialmente pensado para tratar un problema en tal tipo de piel será, al final, más conveniente que probar mil cosas. En mi caso personal, la dermatóloga me dio una receta para una crema con ácido glicólico (AHA), factor solar 30 y sobre la base de una crema levemente humectante. Justo para mí y en un solo producto concentrado y a un precio absolutamente pagable.

-Máscara de limpieza (semanal/quincenal):
Aplica miel durante 10 minutos. Enjuaga.

¡ Lujos que ahora te puedes dar ! :

Ahora que gastarás menos en productos de belleza para rostro, cuerpo y pelo (lee “Cuidado del cabello: Mitos y realidades”), quizás querrás usar ese dinero en ti, pero esta vez en cosas que realmente valgan la pena. Acá mis sugerencias:
1.       Limpieza de cutis profesional de vez en cuando, sobre todo si tienes tendencia a producir puntos negros.
2.       Comienza a tomar algún multivitamínico especial para piel, pelo y uñas (funcionan de verdad!). Fisiocap o Trivitana son igualmente buenos y la marca GNC también tiene suplementos alimenticios de la categoría "beauty pill".

¿Me puedo dar el lujo realmente? Veamos…

Sólo para dar una referencia, comparto el detalle de mi caso. Es una tabla donde pongo el producto que usaba y su costo mensual. Luego su reemplazo y su costo mensual y luego entre paréntesis está lo ahorrado:

                Antes / Ahora (ahorro mensual)
  • Jabón Clinique (rostro) $1000 / Jabón de glicerina $233 ($767)
  • Gel de ducha St Yves $415 / Jabón Líquido Humectante Simond’s $247 ($168)
  • Crema secante tratamiento acné Avon + Multivitamínico tratamiento acné Neutrógena $225 / Crema recetario magistral $833 (-$608)
  • Crema contorno de ojos Neutrogena Healthy Skin $442/ Crema contorno de ojos Neutrogena Healthy Skin $442 ($0)
  • Crema humectante corporal St. Ives $1097 / Vaselina con alcohol $100 ($997)
  • Mascarilla de limpieza St. Ives $158 / Miel $10 ($148)
  • Neutrogena Night Light Cream $2163 / Nada $0 ($2.163)
  • Loción astringente Clean & Clean $220 / Vinagre de manzana $33 ($187)
  • Loción tónica Lancome $50 / Nada $0 ($50)
  • Desmaquillante Nivea $822 / Aceite emulsionado (sólo debajo de los ojos) $20 ($802)
  • Protección solar (no usaba) $0 / Factor solar 35 en gel Emolan $255        (-$255)
  • Crema exfoliante rostro y cuerpo St Ives $315 / Azúcar con miel $40       ($275)
  • Autobronceante Neutrogena Mouse $653 /Autobronceante Nivea (mismo resultado) $98 ($555)
  • Crema tratamiento capilar Lancote $1.241 / Mascarillas de mayonesa, aceite de oliva, miel $100 ($1.141)
  • Shampoo Sedal $695 / Shampoo genérico $192 ($503)
  • Bálsamo capilar VO5 $195 / Bálsamo capilar VO5 diluido en agua (usado como crema sin enjuague) $65 ($130)
Ahorro total mensual:    $7.023

Ahorro anual:    $84.276

02 agosto 2006

Mazapán falso:

  • 250 cc agua
  • 100 grs de mantequilla
  • 150 grs de harina
  • 1 Kg de azúcar flor (azúcar impalpable)
  • 20cc esencia de almendra

Hervir 250cc de agua con 100 grs de mantequilla. Agregar de golpe 150cc de harina. Cocinar hasta formar una bola que se desprenda fácilmente del fondo. Dejar enfriar y agregar el azúcar flor hasta que forme una masa blanda y fácil de trabajar. Agregar esencia de almendra , y utilizar para lo que desee.

Fuente: distribuidorapol.cl

01 agosto 2006

De compras con los niños:

medium_3_kids_and_mom_shopping.gifSiempre es preferible salir de compras sin los niños! Obviamente, hay veces en que no se puede evitar. Para estas ocasiones, debes saber que hay cosas que puedes hacer para simplificar esta experiencia para ti y para los niños.

Por ejemplo: Asegúrate de que los niños están bien alimentados antes de salir. Así piden menos en el supermercado y están más contentos.

Si vas a comprar comida, y los niños son lo suficientemente mayores, hazlos sentir parte del proceso. Muéstrales tu lista. Diles que es una especie de “prueba” intentar no comprar nada que no esté en la lista (en la lista puede haber algo especial para ellos)

Lleva una pequeña calculadora y haz que el mayor de tus hijos vaya viendo cuánto han gastado mientras compran. Cuando lleguen a casa, deja que ellos ayuden lo más que puedan ordenando las compras.

Déjales saber con anticipación qué se espera de ellos. Diles por qué compras, pon reglas y se consecuente con ellas. Trata de hacer que el ir de compras sea una actividad que puedan disfrutar y aprender de ella.

Este artículo es una edición y traducción libre de www.allthingsfrugal.com